Tendencias de la acuicultura de las que ya se hablan y se seguir√°n hablando en 2018


Fuente: www.mispeces.com

La acuicultura está dando pasos tecnológicos en Europa sin precedentes gracias a las políticas de impuso promovidas desde la Comisión Europea, que ha fundamentado en el Crecimiento Azul parte del futuro desarrollo económico de los Estados miembro.

Para apoyar estas políticas de creación de empleo y cohesión social en línea con la economía azul, nos encontramos con programas como el Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP). También están el programa para la Competitividad de las Empresas (COSME), la convocatoria Horizonte 2020; y sobre todo, con el Instrumento PYME.

La innovación está cada vez más incorporada en las soluciones sostenibles de las empresas dedicadas a producir recursos acuáticos, por eso es importante conocer hacia donde se dirige los esfuerzos y de qué tecnologías y maneras de concebir la acuicultura se habla mas. Todas ellas comparten la sostenibilidad como objetivo.

Los Sistemas de Recirculación en Acuicultura son, sin lugar a dudas, el modelo de producción que mejor cumple los requisitos de la sostenibilidad ambiental haciendo un uso mínimo del agua con el máximo control de la producción.

Se trata de una tecnología muy implantada en la mayoría de los criaderos industriales de peces y, cada vez más, en laboratorios de investigación de Universidades y Centros Tecnológicos.

Entre las m√ļltiples ventajas, los sistemas de recirculaci√≥n en acuicultura pueden ubicarse pr√°cticamente en cualquier sitio; se reduce al m√°ximo la posibilidad de enfermedades; y hace un uso eficiente del alimento y del agua.

Son sistemas altamente tecnificados por lo que requieren de una alta inversión y personal altamente cualificado. En algunos casos, y para determinadas especies, muchos de estos sistemas se encuentran en fase de desarrollo, lo que implica continuas inversiones en innovación. Los fallos graves en el sistema suelen representar altos costes por pérdidas de la producción.

Los nuevos hábitos de consumo y las preferencias de los consumidores están abriendo una oportunidad a la producción ecológica acuícola la cual está regulada a través de una normativa específica que busca como prioridad el bienestar animal y la inocuidad medioambiental.

Las ayudas espec√≠ficas para su desarrollo, y la buena imagen de la que goza en determinados pa√≠ses del norte de Europa este subsector emergente la est√°n convirtiendo en una atractiva alternativa para el peque√Īo productor convencional. A su favor tambi√©n cuenta con la particularidad de que con una m√≠nima formaci√≥n el personal de una granja tradicional puede adaptarse a los protocolos de una empresa ecol√≥gica.

La falta de un mercado desarrollado, una legislación orientada a la agroindustria terrestre y menos a atender las necesidades de la acuicultura, y dificultades para encontrar un abastecimiento continuo y variado de proveedores de alevines y alimentos debe ser tenida en cuenta antes de dar el salto pues los costes de producción son mayores.

Basado en la producción de varias especies acuáticas de niveles tróficos en una misma instalación de manera interconectada, se busca la conseguir máxima rentabilidad económica de una granja.

Este tipo de sistemas busca est√° basado en el menor impacto medioambiental por las heces y el alimento no ingerido a trav√©s de su reutilizaci√≥n en el sistema y para ello se emplean especies vegetales y filtradoras. Son sistemas que gozan de buena imagen, a√ļnan sinergias entre especies y permiten la diversificaci√≥n de la acuicultura, al mismo tiempo que racionalizan el uso del espacio.

Sin embargo, los promotores de estos proyectos se enfrentan a una legislación poco desarrollada, falta de conocimiento sobre las interacciones entre cultivos, lo que genera incertidumbres sobre bioseguridad o problemas de fouling entre las especies vegetales y las jaulas de peces.

A esto se a√Īade que el personal debe tener conocimientos y saber manejar distintas especies.

Los cultivos acuapónicos son la combinación entre vegetales terrestres y organismos acuáticos en una misma instalación y dentro un mismo ciclo productivo.

Este tipo de cultivos tiene como ventaja la posibilidad de compartir determinados costes y reducir la posible huella ambiental a través del aprovechamiento de los efluentes. Gozan de buna imagen y están de moda.

De otra parte, son ideales para ubicarlos en espacios urbanos, Universidades y peque√Īos centros de producci√≥n agr√≠cola.

Se trata de un tipo de cultivo reciente limitado a especies continentales como la tilapia o la trucha con un precio de mercado bajo del que no se conocen resultados empresariales de relevancia. Las inversiones suelen ser altas por tratarse de sistemas complejos, no existe una legislación específica y requiere de personal altamente cualificado.

Para condiciones de cultivo extensivo y con poca disponibilidad a renovar el agua, o con una calidad de esta empobrecida, se ha comprobado que un buen equilibrio de la flora microbiana permite mejorar las cosechas.

La aplicaci√≥n de metodolog√≠a de floculaci√≥n microabiana denominada biofloc permite, entre otras ventajas, intensificar la densidad de cultivo; mejorar la calidad del agua y la sanidad y bienestar de las especies acu√°ticas; y adem√°s, proveer, a trav√©s de los fl√≥culos de alimento suplementario al sistema seg√ļn la especie.

Son m√©todos ideales para peque√Īos productores rurales con pocos recursos y con dif√≠cil acceso a la tecnolog√≠a. Son m√©todos ya usados en el cultivo de langostinos y de tilapia por lo que se est√°n popularizando en pa√≠ses latinoamericanos, y ha sido objeto de una sesi√≥n tem√°tica en la √ļltima conferencia LAQUA 2017 celebrada en Mazatl√°n, M√©xico.

Como desventajas destacan la baja densidad de cultivo; la falta de especies que se han llegado a adaptar a estos sistemas; la alta inestabilidad de la flora microbiana a cambios en las condiciones de cultivo; y falta de conocimiento sobre las interacciones que mantienen el equilibrio en el biofloc.

La acuicultura oceánica Offshore es aquella en la que las jaulas de cultivo se instalan a una distancia entre 3 millas y 200 millas de la costa. Con este tipo de instalación se busca la mejor calidad oceánica con las menores fluctuaciones de los parámetros físico-químicos.

Al alejar las granjas de la costa se reducen las competencias con otros sectores y se pueden ampliar las dimensiones de las jaulas, lo que permite un mejor economía de escala.

Sin embargo, y aunque se viene hablando desde hace m√°s de una d√©cada de estos sistemas de producci√≥n y sus ventajas, las altas inversiones necesarias, los mayores costes operacionales, y riesgos por temporales y oleajes siguen sin convencer totalmente a los inversores. A esto hay que a√Īadir que se tratan de condiciones de trabajo muy duras.

Nota del editor de misPeces, Alejandro G√ľelfo (@aguelfo):

El contenido de este art√≠culo forma parte de la ponencia "Nuevas salidas profesionales en la acuicultura" de la pasada edici√≥n del XX ForoACUI, y que ser√° recogido en el libro de res√ļmnes que se publica al final del evento.